Muy probablemente hayas oído hablar sobre los beneficios de la luz azul o luz roja LED y de sus beneficios. La terapia con Fotodinámica LED surgió de la NASA ya que realizaron estudios para la aceleración en la curación de heridas ya que en situaciones de gravedad cero las heridas tardan más tiempo en sanar. Los resultados fueron positivos y empezó la investigación para el tratamiento del cáncer de piel y en el campo de la medicina estética.

¿En qué consiste el tratamiento con LUZ LED?
El LED (diodo emisor de luz) es un tratamiento de piel no invasivo que utiliza bombillas de luz LED para emitir ondas de energía de luz, que influyen de manera directa sobre las células de nuestra piel. Con lo que se consigue múltiples beneficios a nivel celular y estético, convirtiéndose en un tratamiento anti-aging perfecto. Es indoloro y relajante, apto para todos los foto-tipo de piel.
Con la luz situada en la longitud de onda correcta, las células de la capa de piel llamada dermis logrará convertir esa energía de luz en ATP (trifosfato de adenosina) que es el combustible que la célula necesita para hacer su trabajo.
En Clinica Platinum utilizamos la fotodinámica LED para bioestimular la piel, aumentas el flujo sanguíneo de la zona de la cara y además se consiguen otros beneficios al tener propiedades antiinflamatorias, bacteriológicas, regeneradoras y despigmentantes.
Lo más común es que las luces LED utilizadas en los cuidados de la piel sean verdes, rojas y azules. Cada color se utiliza para un tipo concreto de objetivo y se adapta según las necesidades.

¿Qué beneficios se consiguen con Fotorepia LED?
Tratamientos contra el envejecimiento de la piel
La piel recupera tono, uniformidad en el color y el brillo. Además, favorece la oxigenación y la circulación del riego sanguíneo de la zona tratada por lo que potencia la reparación celular y las reacciones bioquímicas que mejoran la calidad de la piel. De igual manera se corrigen discromías, manchas y arrugas finas.

Tratamiento contra el acné
Resulta muy efectiva para combatir el acné ya que consigue destruir las bacterias que lo causan. La luz azul, las longitudes de onda específicas estimulan la producción de radicales de oxígeno, activando uno de los foto-sensibilizadores endógenos que se encuentran presente en la bacteria Coproporfirina III, y matando así la bacteria en cuestión.
También es muy beneficiosa en los casos de Rosácea.