Tratamiento antiojeras

La zona periorbitaria es, probablemente, una de las áreas faciales en las que más se hace visible el paso de los años. La falta de sueño y el estrés propician la aparición de las ojeras, de manera que, si se mantiene de forma prolongada, pueden acomodarse en el rostro de forma permanente. Debido al envejecimiento, se produce una distensión en el ligamento cigomático y en el orbitomalar, provocando una pérdida en el poder de sostén y una miniaturización del compartimento graso profundo que, en consecuencia, provoca un deslizamiento del compartimento graso superficial sobre el profundo.

Con ello, el deslizamiento del pómulo que hace años estaba perfecto, provoca la aparición de un surco nasogeniano más marcado y una ojera más profunda y hundida, que aporta esa sensación de cara cansada, triste y envejecida. Cuando todo esto ocurre, el problema no reside en la ojera, sino en el sostén de nuestro pómulo. Es en ese momento cuando hay que reponer los volúmenes perdidos.

Hay diferentes tipos de ojeras:

Ojeras marrones:

Se producen debido a la hiperpigmentación de la piel bajo la zona ocular, por exceso de producción de melanina en esa zona y por los depósitos de hemosiderina. Son muy comunes en personas de piel morena.

Ojeras vasculares o azuladas:

Suelen darse en pieles muy finas y claras, en las cuales los capilares sanguíneos bajo la zona ocular se hacen más visibles, originando esa variedad de color venoso. Son comunes en personas de piel clara.

Ojeras hundidas:

Son aquellas que aparecen determinadas por un surco profundo y dan aspecto de cansancio. Se producen por el afinamiento de la piel y el descenso de la grasa de la mejilla con el envejecimiento. Estas son las más comunes.

Tratamiento

Sencillo e indoloro, con una intervención corta de 20 min

El procedimiento de actuación para corregir el problema de las ojeras es sencillo e indoloro. En primer lugar, un médico especializado en medicina estética llevará a cabo un diagnóstico facial, determinando así las necesidades del paciente y protocolarizando los tratamientos de una forma individualizada y personal.

Tras esto se procede a la intervención, que no durará más de 20 minutos. Si el problema está en la pérdida de los volúmenes del rostro, el especialista comenzará reposicionándolos y dando soporte al sostén debilitado, siendo esta una acción que ya hará mejorar la ojera. Si fuera necesario, posteriormente se trataría la ojera para armonizar las facciones y conseguir los resultados demandados por el paciente.

En la ojera, se actúa a partir de infiltraciones de ácido hialurónico (Redensity II), con las que se consigue rellenar el surco visible y eliminar el aspecto de cansancio. Estas infiltraciones pueden realizarse mediante dos técnicas de inyecciones, en las que se utilizarán pequeñas cánulas que aportarán seguridad y evitarán cualquier marca en nuestro rostro.

Resultados

Serán visibles de inmediato y definitivos al cabo de un mes

Después del tratamiento, los resultados serán visibles de inmediato e irán mejorando con el transcurso de los días hasta que pase un mes desde el tratamiento, cuando será visible el resultado final. Desde la salida de la clínica, el paciente podrá incorporarse a su rutina diaria, evitando la actividad física durante el primer día. Tras el procedimiento, la ojera lucirá menos cansada y generará la sensación de una mirada rejuvenecida.

FINANCIACIÓN A TU MEDIDA

La clínica Platinum da la oportunidad de financiar su tratamiento para que pueda pagarlo en cómodos plazos.

Conozca sus instalaciones y al equipo de expertos, que siempre le ofrecerán la máxima calidad en los tratamientos. Ellos le informarán sobre el coste y las prestaciones que pueden ofrecerle.

Solicitar más información

Primera Cita Gratis

Rellena el formulario de contacto y le llamaremos

WhatsApp chat